Accesibilidad cognitiva en la escuela

La accesibilidad física es un concepto conocido e incorporado al vocabulario de la población general. Entendemos que un lugar es accesible cuando tiene rampas, asideros, ascensores y otros medios para favorecer la deambulación autónoma de las personas que tienen alguna característica especial en relación a su movilidad. Entendemos también que la accesibilidad física supone la eliminación de barreras arquitectónicas, otro termino que también hemos añadido a nuestro día a día.

Cuando damos el salto a la accesibilidad cognitiva nos encontramos con un término desconocido en el uso y también en el significado. Por ese desconocimiento se paga un precio alto en muchos ámbitos de la vida pero, especialmente, en el ámbito educativo. Pero, entonces ¿Qué es la accesibilidad cognitiva?

Fomentar un entorno más accesible a nivel cognitivo supone hacerlo más comprensible, exponer la información de forma que todos podamos comprenderla y asimilarla, permitir democratizar el conocimiento propiciando un sistema equitativo en el que cada uno reciba lo que necesita.

Si llevamos estos términos a la escuela nos parece sencillo comprender que alguien que lleve un andador va a hacer uso de él siempre que lo necesite y que vamos a poner a su alcance los medios técnicos y de diseño del entorno necesarios para que pueda desenvolverse por sí mismo. Sin embargo, en la accesibilidad cognitiva nos cuesta más incorporar esa necesidad como real y mantenerla durante todo el tiempo que sea necesaria así como proporcionar ayudas físicas, técnicas o personales.

 

IMG0

 

La accesibilidad cognitiva en la escuela supone, muchas veces, no poder usar un material estandarizado, dejar de lado el libro de texto, modificar ejercicios, tipografías, extensión de los materiales, llevar los conceptos a un plano más manipulativo que favorezca la comprensión de lo abstracto e incluso apoyar con sistemas aumentativos de comunicación como pictogramas. En ocasiones estas adaptaciones y cambios son percibidos como acciones lúdicas, como una forma de motivar al niño o entretenerlo con un coste alto de tiempo en la elaboración y sin tener muy claros los beneficios. Aunque fuera cierto no tendría nada de malo pero la realidad es que su objetivo no es divertir al niño sino hacerle accesible una información a la que de otra forma no podría acceder permitiendo un mayor número de aprendizajes y una profundización mayor de cada uno de ellos.

¿Conocías el termino accesibilidad cognitiva? ¿Crees que tu metodología de aula tiene una orientación accesible a este nivel?

En el próximo post publicaré un material elaborado para favorecer la accesibilidad cognitiva y explicaré qué aspectos se tuvieron en cuenta para hacerlo.

Spread the love

Deja un comentario